Lo que hay…

Cargar el propio peso,

de tanto en tanto,

calibrar lo que se va sumando

y seguir andando.


¿Podré con esto o con aquello?

¿Tengo que decidir ahora o puedo luego?

Seguir andando,

como si quedara tiempo.


Arrastrar los pies e

ignorar lo que ocurre adentro.

Sentir el piso devorando el cuerpo.

Arrastrar los pies hasta gastar los huesos.


¿Podré con esto o con aquello?


Lanzar la cuerda hasta el otro extremo,

tirar con las manos sin renunciar al peso,

sin saber que lo que se abandonará será el propio cuerpo,

y con él, el presente tiempo.


Entonces, se libera el alma que se niega a tejerse otro cuerpo.

Antes, sentirlo todo, porque el escudo quedó ya lejos,

ser fuego, agua, tierra y viento.


Estar, recordar que sólo basta con estar.

Ser, recordar que sólo basta con ser.


Abandonarse en el propio mar y seguir viviendo.

Descubrir en los muros un futuro nuevo.


Renunciar al eterno comienzo,

porque nada acabó,

es sólo otro espacio y otro tiempo.


Ser, sabiendo que no habrá tiempo,

estar, sabiendo que no habrá espacio.

Decidir ahora, porque luego, ya no hay luego.


Lo que hay, es esto y no aquello.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: