Rompiendo

Hay un enredo existiendo

entre las costillas y el sueño.


Los hilos ya no están sueltos,

ahora son nudos que se van recorriendo,

uno encima del otro.

El corazón al centro.


Descubrir en la oscuridad del yo

que la luz no atraviesa al cuerpo,

sino que surge, para sanarlo, desde adentro.


Infinita la sombra, infinito el silencio.


Recordar de pronto Venecia y transportarse al sueño,

no a cualquier sueño, sino al Sueño.


Caminar descalzo entre las piedras negras

hasta encontrar un muelle al centro.

En la playa, un mar lila rompiendo,

siempre rompiendo.


Llorar y seguir tejiendo,

sin deshacer los nudos,

aceptar la madeja,

dejarla adentro;

en la esquina derecha

para equilibrar el peso.


Estar y seguir viviendo.


Soñar y seguir escribiendo.


Andar sobre el muelle de madera

y encontrarse en la orilla

con el propio reflejo,

en un mar lila que está rompiendo,

siempre rompiendo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: