Ardiendo, siempre ardiendo.

Cargo grietas en todo el cuerpo

por donde se cuela lava ardiendo. 


Soy un volcán,

resguardado en otro:

ardiendo, siempre ardiendo.


Dejé fluir el magma

entre mis arterias,

necesitaba, desde adentro, 

fundirlo todo.


Al cerrar los ojos 

vi caer peñascos negros

formados de miedo, de silencio.  


El calor abrasó todas las lágrimas

y, al ceder al humo, pude ver el engaño, 

que me permitió olvidar, por un tiempo,

que esta lava es mía y no de ellos.


Porque existo mejor ardiendo, siempre ardiendo. 


Porque soy yo quien puede quemarlo todo 

y empezar de nuevo.


Porque para mí, consumirse no es el final, 

sino el inicio máximo de vivir:

ardiendo, siempre ardiendo. 


Cargo grietas en todo el cuerpo

porque a veces es mejor no contenerlo. 

Soy un mar rojo que, al derramarse, 

libera en mí el universo.


Ardiendo, siempre ardiendo…

Publicado en: Funámbulismos

Tagged as: , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s