No vuelvo, regreso.

Discúlpame por dejarte esperando frente a un muro 

con la angustia abierta al cansancio. 

Si no llegué, no fue por grosería, 

tampoco por desgano.


Es solo que recordé que al conocerte

cuatro buitres se instalaron

al tope del abismo que fuimos cavando.


Con el no espacio

llegó la no verdad;

con ella, la no libertad.


Volamos alto,

tanto que nos ahogamos.

Pero los buitres nos siguieron,

no supimos ocultarnos.


Aún escucho en el silencio su hambre, 

sus chillidos, sus ganas de destrozarnos. 

Están. Nos están esperando.


Quieren tragarse lo poco,

de ese algo que creamos.


Traté de ser fuerte, de defendernos,

pero dos no son uno,

y uno, a veces es demasiado.


Tenías razón:

-Nunca fuimos nada.

Porque para ser, faltaban sol y aire.


Quizá mañana sepas que,

tres minutos antes de las cinco,

estaba camino a encontrarte,

pero al salir de la tierra,

los buitres nos devoraron en instantes.


Sé que debí llegar,

por lo menos llamarte,

pero aquí ya no había nada

para qué molestarse.


Estar en ti siempre fue como estar en mí: 

solo, buscando de quien acompañarme.


No vuelvo a ti, regreso a mí.

Publicado en: Funámbulismos

Tagged as: ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s