Hay momentos…

Hay momentos que nacieron para ser recuerdos.

 

Historias finitas,

concebidas para no volver,

para alimentar el tiempo perdido,

y nada más.

 

Despertar.

Tender la cama.

Lavar la ropa.

Regar las plantas.

Destenderla y al recostarse,

tratar de entender

por qué se habita esta casa.

 

Hay demasiado color en esta mesa,

demasiado aire en el techo.

Y, así de pronto, un remolino,

cansado de tanto irse: regresa.

 

Tú al centro y

está vez no hay tregua.

 

Y entonces lo recuerdas:

Hay cosas que existen para no vivirse.

es bueno que lo sepas,

pero también que lo ignores.

 

Hay lo que hay.

Y lo que habrá, lo habrá.

 

Hay cosas que nacen para ser recuerdos.

Aunque quizá, tal vez, esta vez, yo pueda…

Posted in: Funámbulismos

Tagged as: , , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s