Lo dije…

Te dije te quiero,

desde mi propia soledad.

 

Lo dije sin pensarlo,

sin sentirlo,

por la necesidad de escucharlo.

 

Porque he aprendido que un te quiero

dicho en el momento adecuado,

evoca otro que resuena en un eco infinito,

tan efímero como sagrado.

 

– Te quiero

 

Lo dije de nuevo,

tan falso y simplón como el primero.

Tan urgente, tan egoísta, tan…

nuestro.

 

– Te quiero

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: