Nadie…

Llueve y te veo detrás de una cortina de agua,

de memorias, de recuerdos, de tanta vida gastada.

 

Cargo tierra mojada en los pulmones y

una selva húmeda me acompaña a la cama.

 

Nadie dijo que estarías aquí por la mañana,

tampoco que dejarías una pantera custodiando el alba.

 

Caí como caen las ramas con la nieve blanca.

Te vi, como se mira al techo cuando no queda nada.

 

Estás en cada gota que el cielo derrama.

Te veo, te escucho, te sueño.

 

¿Volver? ¿Para qué?

Con tu recuerdo basta.

 

 

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: