Ven acá

Juré nunca volver a caer en tus brazos,

jamás por accidente,

no de nuevo,

no al naufragio.

 

Se lo juré a tu espalda,

mientras la puerta se iba cerrando.

 

Hasta aquí, no hay más:

te juré pasado.

 

Anoche,

me arrulló el cansancio,

estaba tan indefenso

que te terminé soñando.

 

Estabas ahí,

atrapado entre mis sábanas,

tan ajeno, tan frío,

tan ausente de mí,

que comencé a llorarte.

 

Jamás sabrás cuánto me dolió tu partida,

con decirte que las mariposas se volvieron carnívoras.

 

– Ven acá, susurré valiente.

Me miraste directo a los ojos.

-Ven acá, insistí otro poco.

Te acomodaste en mi pecho

y desperté de pronto.

 

Al momento,

me examiné el corazón,

seguía roto.

 

Aquella noche, tu noche,

juré soltarte, despedirme de ti,

empezar en otra parte.

 

Para mi desgracia,

se cruzó tu espalda,

y como no sé herir a traición,

aquí me tienes evitando dormir,

evitando soñarte.

2 comentarios en “Ven acá Deja un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s