Al filo

No queda ni un espacio verde,

ni ralamente fértil.

 

Hay en su lugar una tierra seca,

que sin ser piedra, refresca.

 

Carente de esperanza,

va la despromesa eterna,

que se oculta en la oscuridad,

justo aquí: debajo de la leña.

 

Moja, todo lo moja y a veces lo quema.

Arde, destruye y así de pronto se impregna.

 

Es una espina que cuelga,

que teje carne y regresa.

 

Sin filo, en este rincón de la mesa,

yace una tristeza,

perdida en el sonido de una gota

que nunca cesa…

456387_521944681167872_1983489407_o
Fotografía de Berna Badillo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s