No hace falta…

La noche jamás es tan oscura como cuando faltas.

Cuando te ausentas y apareces en otras ganas,

no en las de otros, sino en las tuyas, por los otros.

Ahí, aquí,

el calor no alcanza, no abrasa.

Ahí, en tu mirada hirviendo, se ausenta el alma.

Aquí, la espalda que te encubre, revela que faltas.

Porque hay ausencias que se descubren en la presencia misma,

cercanías que generan distancias.

Faltas que lastiman justo en donde la luz no ilumina, sino incinera.

A veces, no pocas veces, pienso que me engañas.

No con alguien.

No hace falta.

Aunque callas.

Porqué callas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s