Te tiré por la espalda,
como se tiran a la cama los soñadores.
Con la mirada al piso, fija,
a dos centímetros del colchón.Frente a mí, un oasis perdido,
entre la espalda, tu espalda,
y las piernas, mi cara.

Un cenote con cascada,
con guiños de pradera o montaña.
Volcán que se enciende al roce y
en la erupción reencarna.

Te amo, con la lengua desbocada
en sábanas blancas, casi saladas: amargas.

Te amo, con los pies engarzados,
dirigidos al sol, que muere a diario,
que todo lo empaña.
Te amo, como el deseo inunda a la razón.
Como la vida cuando desfallece ante el orgasmo,
por el simple placer de revivir otro tanto.Ojo a ojo, labio a labio.
Frente a frente.
Te amo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s