Into de woods.

I wish…

Dicen los que aseguran saberlo, que uno debe tener cuidado con lo que desea porque puede cumplirse. Otros en cambio señalan que no hay que soñarlo sino hacerlo. Pero qué pasa cuando haces lo que deseas y no resulta cómo lo imaginaste. Into the woods, el nuevo musical del experimentado Rob Marshall, quizá nos ayude a indagar en esta idea.

El filme, producto de la adaptación del musical de Stephen Sondheim, relata y fusiona una versión distorsionada y extendida de cuatro cuentos clásicos escritos por los hermanos Jacob y Wilhelm Grimm: Cenicienta, Caperucita Roja, Jack y las habichuelas mágicas y Rapunzel.

Un  experimento creativo en el que se busca profundizar y humanizar a los personajes al presentar las posibles consecuencias que trajeron sus deseos.

Pero para lograr tales fines, no podía faltar la intervención de una bruja “malvada” (Meryl Streep) que ofrece sus particulares servicios de hechicería a un panadero y su esposa (James Corden & Emily Blunt) para que éstos puedan revertir un hechizo que les impide tener hijos.

Un argumento interesante que por desgracia no logra concretarse en la pantalla.

I’m in the wrong story!

Con un elenco prometedor al que además de los ya mencionados, se agregan nombres como Johnny Deep, Anna Kendrick, Lilla Crawford, Daniel Huttlestone y MacKenzie Mauzy, el film no cumple la expectativa de entretener y conmover a la audiencia, quizá por las evidentes irregularidades rítmicas y argumentativas que lo encarecen, o por la repetitiva sensación de que se acerca un final que por tanto no llegar desespera.

Interesante resulta el número musical protagonizado por Johnny Deep y Lilla Crawford, quienes como lobo feroz y caperucita roja alcanzan tintes de seducción que van más allá de la simple saciedad estomacal. Emily Blunt, simplemente adorable y Meryl Streep, en su interpretación del tema Stay with me, formidable. Del resto, algunas puntadas de comedia bien lograda, destellos de conflictos por infidelidad, divorcio, avaricia, maltrato y pobreza que no logran potenciar las emociones de los personajes frente a temáticas nada superficiales: la imposibilidad de procrear, el conflicto que resulta de la independencia familiar o el valor de tomar decisiones y enfrentar sus consecuencias.

Into the woods, es una canción constante, larga, tediosa, casi ininterrumpida e interminable de todo lo que por soñarse no se logra y de lo que aún logrado no resulta como se sueña. Incluido un musical de Disney que no se parezca a Disney, pero que respete su juicio moral.

Nice is different than good…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s