El séptimo hijo

You don’t die easy, do you?

Para algunas personas, quizá la mayoría, la personalidad de los hijos es determinada por el lugar que ocupan en la familia. No en la mesa, que resulta ser más una consecuencia de lo realmente importante: la fecha de nacimiento.

Las responsabilidades y cariño del primer hijo, se enfrentan a las inseguridades y rebeldías del último. Dejando a la par, una buena cantidad de desvaríos en las personalidades de quienes forman el relleno del “sándwich”.

La lucha por conseguir una identidad personal en medio de tales condiciones resulta compleja, casi impensable si se agregará la existencia de magia.

El Séptimo Hijo, película dirigida por Sergey Bodrov, deja de lado las cursilerías y desvaríos filosóficos que pudieran surgir respecto al tema, y se concentra en el entretenimiento, los efectos especiales, el drama detrás de un amor prohibido, los hechizos y la taquilla.

Esta adaptación de la trilogía fantástica The Wardstone Chronicles de Joseph Delaney, da cuenta de las aventuras de un cazador de seres obscuros, el Maestro Gregory (Jeff Bridges), quien para ajustar un crimen pasional con la bruja más poderosa del reino, la Madre Malkin (Julianne Moore), se vale de la juventud de su nuevo aprendiz, Thomas Ward  (Ben Barnes), quien como él es el séptimo hijo de un séptimo hijo, con la peculiaridad de además descender de una bruja.

En medio de la travesía, el joven aprendiz se enamora de Alice (Alicia Vikander), una bruja mitad humana, sobrina de Malkin.

Con una historia que tan sólo con resumir revela su evidente final, se entiende que lo que ocurre en la pantalla no es más que la repetición de una fórmula que sin necesariamente ser bien aprendida: entretiene.

Julianne Moore, ofrece la actuación mejor lograda en el film, sin por eso resultar destacable. Mientras que el resto, paga las cuentas, se presenta o cumple con la tiranía de los reflectores.

They use you and they will throw you to the fire.

Este filme que por obscuridad entiende bajar el apagador de la sala de cine, no presenta ningún elemento novedoso, y en cambio, aprovecha al máximo el gusto de los espectadores por las historias fantásticas, sin por ello, arriesgar las ganancias con una inversión cuantiosa en nombre de los efectos especiales.

 

Posted in: Blog

Tagged as: , , , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s